31.1.12

Tomate un tiempito y leelo. Gracias ♥

Si bien dije que iba a seguir contando parte de mi historia, creo que lo que voy a contar a continuación tiene mas importancia en este momento que lo que me sucedió en el pasado.
Como habrán visto, tenia planeado un verano lejos de las angustias, de las tristezas y de todo lo malo. Todo iba bien hasta que llego el día 21 de enero alrededor de las dos de la madrugada. Yo me encontraba viendo la televisión mientras mis papas y mi abuela dormían. De repente salio mama de la pieza diciendo palabras ininteligibles y a punto de llorar, lo único que pude entender fue -"Tu tía Mary me mando un mensaje"- no pudo terminar la frase ya que había roto en llanto. Lo primero que se me vino a la cabeza fue que le había pasado algo a mi hermana, ella se encontraba en mi casa de Avellaneda con mi tía Mary, pero no había tenido en cuenta a mi otra tía Mary, que vive en corrientes con sus dos hijas. Mama se sentó al lado mio tratando de encontrar explicaciones a lo que había leído (texto que yo no había leído). Mama ahogada en su llanto me dio el celular, hasta que leí esas tres palabras que me quedarían grabadas en mi memoria para siempre "Rosana falleció Ludmila".
Mi mundo se paro por completo, levante la mirada, y mire para los costados buscando una explicación, no lloraba pero estaba muy nerviosa, aturdida y le grite a mama -"¿Que paso mamá? Decime que paso"- Mama llorando no podía decirme nada, atino a decir -"Nose, espero que sea una broma de mal gusto"- Hubo una pausa, tomo aire y seguio -"Marcame el numero de tu tía Mary que la voy a llamar"- Agarre el celular y entre al menú, me paralice y no sabia a donde tenia que ir (a nuestra edad ir a contactos desde el celular, lo hacemos en cuestión de dos segundos) mire el menú fijo, examine atentamente todo, multimedia, mensajes, configuraciones, contactos, por fin lo había encontrado, mi mano había empezado a temblar y apenas podía ver a los contactos, la encontré, apreté el botón verde para llamar y le dije a mama alcansandole el teléfono -"Esta llamando"-. Me quede parada en el medio del comedor en silencio, hasta que mama lo rompió diciendo -"¿Mary que paso?"- La mire fijo esperando alguna respuesta. Nada. Mama empezó a llorar cada vez con mas intensidad y las palabras que decía eran difíciles de entender -"Pero... ¿Que paso?"- Un vacío acompañado de nerviosismo me invadía cada vez mas, haciendo que en mi pecho sienta una fuerte presión. Mama no paraba de llorar, me acerque, me senté al lado y la abrace tratando de calmarla. Mama continuo con la charla en el teléfono -"Hay mary, encima estamos tan lejos"-. Continuo un minuto hablando y corto. La mire a mama buscando explicaciones de lo que había pasado -"Estaba en el camión de la comparsa y se cayo"- dijo sin entender mucho. Llena de impotencia  abrace a mamá, lloraba sin consuelo alguno, tanto ella como yo, estábamos aturdidas, muy aturdidas, el dolor en mi pecho se hacia cada vez mas fuerte y ya no podía soportarlo. Abrí las piernas, apoye mis codos sobre ellas sosteniéndome la cabeza con mis manos, mirando fijamente el piso, estaba demasiado nerviosa y tensionada, pero ni una lagrima recorría mi mejilla hasta que mama dijo -"¿Como se lo digo a tu tía Beatriz?"-. Mi cabeza hizo un click y recorrió cinco años hacia el pasado. Al rededor del veintinueve de Diciembre de 2006 choca mi primo Martin (hijo de Beatriz) con la moto y queda en terapia intensiva. Mi familia y yo estabamos vacacionando en Mar del Plata. Mis papas viajan a Avellaneda dejándonos a mi y a mi hermana con mis tíos y mi abuela. Treinta y uno de Diciembre de 2006, año nuevo, mama y papa viajaban de nuevo a Mar del Plata a pasar año nuevo todos juntos, sin noticias de Matu. Ya todos habíamos comido, mama y papa no aparecían, 23:59 todos alzando las copas para brindar y llega mama y papa, si ya se, parece de película ¿no?. Tres de Enero de 2007, fallece mi primo Matu. Este acontecimiento siempre cargo mucho en mi conciencia, nunca pude superar esta perdida y siempre se me hizo muy difícil sobrellevar los días. Si ya se gente, estoy meada por un elefante. Yo no entiendo si el destino me quiere poner a prueba otra vez, ya demostré muchas veces ser fuerte, por mas violenta que halla sido la caída, me levantaba y la seguía peleando, pero llega un punto de que te cansas de tanta lucha y ninguna recompensa.
-"¿Como se lo digo a tu tía Beatriz?"- Esa pregunta resonaba en mi cabeza. Lloré, llore mucho, en cada lagrima se me iba un suspiro, un pedazo de alma que no iba a recuperar nunca, lloraba sin consuelo alguno junto a mama. El celular de mama empieza a sonar- Beatriz casa - Atendió mama. -"Si, me mando un mensaje a mi también, no lo puedo creer"- Se hizo un silencio que cortaba mas que un objeto filoso -"No podemos parar de llorar, no puedo ni consolar a Angelita. Gustavo (papa) esta durmiendo, no lo voy a despertar, mañana le digo"- La conversación continuo hasta que cortaron. Con lo que mama y yo habíamos llorado, podíamos hacer desbordar un rió totalmente seco. Fui al baño y me encerré, mire el celular, necesitaba el apoyo de alguien, le mande un mensaje a Marianela que estaba con Laila y a Flor. No contesto nadie, sentía que el vació se estaba apoderando de mi cuerpo y las piernas habían empezado a fallarme y tuve que sentarme, las lagrimas no paraban de brotar de mis ojos. Salí, me senté en el sillón, seguíamos llorando sin consuelo alguno. La puerta de la habitación de mis papas se abrió y salio mi papa, nos vio en ese estado y dijo con un tono de preocupación -"¿Que pasa?"- Las dos lo miramos con una mirada que transmitía tristeza, agonia, ninguna pudo responder, reitero esa pregunta con un tono de enojo. Me levante y lo abrace, mama le contó que había pasado. En cuestión de minutos yo había entrado en un ataque de nervios. Papa me sentó arriba de él, y me abrazo, acariciándome el brazo y diciéndome -"Tranquila, todo va a estar bien"-. Temblaba, temblaba mucho, y sí lloraba también. Habrían pasado alrededor de quince minutos hasta que se me paso la crisis de nervios. Seguramente me había bajado la presión, ya que al levantarme y al dirigirme al baño mis piernas habían comenzado a fallar de nuevo y estaba muy mareada. Entre y me senté. Volví a llorar por unos diez minutos. Me lave la cara y salí. Papá me dijo que valla a dormir con mama. Me conecte al Facebook y estaba Celeste conectada, le conté, fue el único apoyo que tuve esa noche. Me acosté con mama a las 3:05, lo recuerdo bien. Dimos vueltas, nos destapábamos, nos tapábamos, nos levantábamos, íbamos al baño, nos acostábamos de nuevo y así hasta que se hicieron las 5 de la mañana hasta que morfeo llego hacia nosotras. Al otro día me desperté al rededor de las siete pase por el comedor, papa y la abuela estaban levantados, la abuela había estado llorando, la conozco mucho. Tome agua y me fui a acostar de nuevo, a eso de las diez me levante de nuevo y tenia mensajes, uno de mi amigo borracho, que no entendí nada de lo que decía. Uno de Marianela y Laila y uno de la mama de Florencia. Me levante, y me senté en la mesa junto a todos. Mi papa estaba hablando con mi tía Mary de Avellaneda, le contó lo sucedido y le dijo que valla para mi casa a estar con mi hermana para cuando la llamemos(ella vive atrás de nuestra casa) y le contemos. La tía estaba comprando, llego y llamo. Mama llamo a Meli y le contó todo, corto y me fui a dormir. Me levante y hable con celes y con Meli. Mire la tele con mi abue y me llamo Flor. Hablamos un largo tiempo. Llego lucila y le conté todo.



Baila por siempre prima mía, te voy a extrañar más de lo que te extrañaba. Siempre en mi corazón correntina línda, hacele compañía a Matu y de más está decir que a él también lo extraño. Sos un angelito más hermosa !
Y si te vas, también me voy. Y si no estas, tampoco estoy. Y nada importa, nada sirve, nada vale, nada queda, sin tu amor. ♪


Si queres saber mas información acerca del accidente hace click acá

12 comentarios:

  1. Hola hermosa Angela, Anshi. A ver:
    La muerte es un misterio para nosotros, asique tratar eso no es muy productivo. Buda enseña que el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional. Te diría que pienses en lo positivo que quede, que no mueras en el dolor y pierdas tu vida, sino que, a partir de esto, vos vivas mas. Hacé el duelo, y luego, honrá la vida de quienes se fueron viviendo aún mas, haciendo, respirando, cantando, bailando hasta el amanecer, sonriendo, amando como bien enseña otro maestro llamado Jesús.
    Parezo muy espiritual, pero en estos momentos solo esos conocimientos sirven para ir para adelante -si te interesa. Si querés tirate a mirar el techo eternamente.

    Si querés hablamos. ¿si? :)

    eduardocmeza@hotmail.com

    Te espero, saludos!!!! Fuerza!!!!!

    ResponderEliminar
  2. La verdad amiga que no lo puedo creer, lo siento demasiado. Creo que te digamos "ella esta bien" no es consuelo, ni siquiera le vas a dar importancia, por que cuando se nos va un ser tan amado no nos importa nada mas que esa persona. Me partiste el alma amiga, estoy llorando, no puedo creer que te halla pasado todo eso. Sos una persona hermosa y muy fuerte. Sabes que estoy siempre para vos gorda. Te amo demasiado amiga. Fuerza ♥

    ResponderEliminar
  3. Es un poco fuerte, y siempre que pasan esas cosas nos preguntamos, porque a mi? que hice? tengo una amiga que pobre, le pasan muchas cosas parecidas a las tuyas y te digo con toda la sinceridad del mundo que te entiendo y para esto no hay palabras. Fuerza Angie.

    ResponderEliminar
  4. Fueeeeeeeeeerza niña. Me dieron escalofríos leer este texto, valió la pena.
    Las personas se van por alguna razón y tenes que ser mas fuerte que nunca, porque como bien dijiste yo te afirmo: la vida te está probando. Y cuando seas grande y tengas hijos vas a tener la suficiente fuerza para trasmitirles en situaciones parecidas. A todos nos llega de alguna manera u otra y aunque a veces parezca injusto, las cosas son como tienen que ser.
    Besos princesa, mi fuerza desde mi rincón bloguer!

    ResponderEliminar
  5. Muchos animos. Me lei todo el texto enterito, y se podria decir que casi senti algo de tu dolor. Se que es duro perder a un ser querido,...y cuesta mucho de asimilarlo, pero no se, hay que buscar fuerza de donde sea. Muchos animos!

    ResponderEliminar
  6. Lei todo el texto. La verdad, no se lo que se siente perder a alguien, nunca me pasa. Hay que pensar que ella esta en un lugar mejor, eso tenía que pasar, y no se puede cambiar. Ella siempre va a estar con vos. Suerte.

    ResponderEliminar
  7. Me enteré tarde lo de Ludmila.. tarde como siempre igualmente. No te das una idea de lo que me
    angustió este texto, se me puso la piel de gallina y admito que se me escaparon lagrimas. Amo
    como escribis, justamente por el hecho de que haces que un "simple texto" se convierta en uno
    de los mejores que leí... le pones mucho sentimiento. Cada palabra que iba leyendo, me la iba
    imaginando en mi mente.
    No hay mucho que decirte, lo siento muchisimo las dos perdidas, porque se lo que sufriste con
    la perdida de Matu, y me imagino como te debes sentir con otra perdida más y tan importante
    también.
    Sabes que me tenes siempre, y creo que hasta que seamos viejitas te voy a seguir agradeciendo
    por todo lo que hiciste por mí. Fuerza amiga, yo se que vas a salir! Te amo mucho y te extraño!

    ResponderEliminar
  8. te aviso que le cambie el nombre a mi blog =)
    http://seamoseternidad.blogspot.com/
    espero que estes bieeeeen

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado esta entrada!! pasate por mi blog ;)Y si te gusta nos seguimos!
    http://mivida-y-miscositas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Hola mi vida, muchas gracias por lo que comentaste. Y por cierto, si me siento así, no me gusta usar una biquini en frente de mis amigas, ni bajar a la playa. Gracias en cerio por el comentario, me re identifique con tu historia. Besos.

    ResponderEliminar
  11. :O mucho animo! me encanto como escribistes y tambien tu blog! un besoo y te sigo :)

    ResponderEliminar
  12. En la semana que murió Ludmila tuve un velorio de la suegra de una amiga y la hija de ella con tan solo 5 años me dió una lección que jamás voy a olvidar y por sobre todo lo tomé como ejemplo para las siguientes muertes que inevitablemente vendran.
    Llegué a la sala velatoria buscando a mi amiga y su marido,y sentí que una manito me tomaba la mia,era Tiziana que me llevaba hacia el cajón donde estaba su abuela y con total naturalidad me dijo:-ahí está mi abuelita ,está dormida....pero... dormida para siempre!.Me hizo una sonrisa y se fue a jugar con su hermanito.
    Realmente creo que todos deberíamos tomar a la muerte de esa manera,con la total naturalidad de la inocencia...Recordando al que se ha ido,honrando su memoria...pero siempre con una sonrisa.

    ResponderEliminar